Un día en Oikía


A continuación exponemos lo que sería un día en la casa, eso sí, no comenzamos, como quizás sería de esperar, por la mañana con el despertar del día, sino que lo hacemos desde las seis de la tarde en Oikía Noche, que es el momento establecido de entrada para aquellos chicos que vienen directos de la calle:

Oikía Noche: 18-19:45h Llegada, acogida, baño, lavado, visita médica.

Es el momento del día en el que se incorporan chicos o chicas que vienen de la calle así como los chicos y chicas que vienen de Oikía Día y, tras haber pasado el día allí, deciden, de manera más velada o más directa si se van o se quedan en Oikía, por ello es también imprescindible velar por la atención y la asistencia en ese rato.

Los chicos llegan y se acomodan en el comedor, donde por turnos van pasando al baño. Cada chico dispone de uno o varios casilleros que gestionan los educadores, para evitar robos o problemas entre ellos, y allí dejan sus pertenencias.

Se lavan bien, a conciencia, si hay nuevos se presta especial atención a cómo se lavan, pues hay algunos que no saben ni siquiera lavarse. La ducha es obligatoria. Una vez lavados se cambian de ropa, si no tienen se les presta ropa de Oikía. La que han usado ese día la lavan ellos mismos.

Al tiempo van pasando al médico. Todas las noches el doctor revisa a todos los chicos individualmente, no se permite que dos chicos estén al tiempo en la consulta del médico, para también ahí que por un rato se sientan únicos, cuidados, queridos, dignificados y atendidos desde la mayor individualidad.

Con el baño, el lavado de ropa y la revisión médica diaria, se les está restituyendo un derecho a la salud, a la higiene y a la vida que las circunstancias en las que se han desarrollado y crecido les han negado. En todo este proceso habrá algunos chicos que están más libres, para ello están los juegos, actividades lúdicas, la música…

Oikía Noche: 19:45-20h Preparación del comedor

Normalmente se ocupa un chico o un educador según los turnos que se acuerdan con los propios chicos y se exponen en la pared, ellos prefieren que sea por orden alfabético.

Oikía Noche: 20-20:30/20:45h Cena

Es un momento del día para favorecer la conversación sana, que hablen sin problemas, pero censurando, de manera firme al tiempo que cariñosa, los comentarios sobre drogas, violencia… También es bueno que repasen el día vivido. No se debe favorecer la velocidad, la voracidad, es importante estimular la interiorización de la comida como fuente de vida, como el alimento que les permite estar sanos. Por ello tiene que temporizar, esperar a que todos en la mesa hayan terminado para tener aumento. Tampoco les debe faltar nunca de comer, no deben mínimamente recordar el hambre pasada en la calle.

Inician siempre con una oración de acción de gracias, de carácter más religioso o menos, según el chico que lo realiza, no tiene estructura ninguna y son libres de hacerlo como quieran, bastan que sea un momento de agradecer y valorar lo que tienen. También, cuando así corresponde, lo hace un educador.

Todos los menús de la casa están diseñados por Virginia, una de esas grandes amigas de España, que como nutricionista de profesión nos regala todos los años unos menús rotatorios, que varían cada tres semanas, aportando, de ese modo, gran diversidad de comidas, y que a la vez atienden las necesidades básicas de los chicos, que normalmente vienen con algún grado de desnutrición y afecciones estomacales. Además están pensados para que recuperen rápido los elementos nutritivos que el organismo precisa, de modo que, aunque algunos estén pocos días con nosotros, eso que se llevan en su cuerpo como un bien que les renueva la vida.

Oikía Noche_20:45-21h Recoger comedor y cepillado de dientes

Normalmente el mismo chico que acomodó la mesa para cenar recoge el comedor y todos se lavan los dientes.

Oikía Noche: 21-21:50 Distensión

Al igual que en Oikía día distensión no es sinónimo de dejadez, por ello durante esta hora procuramos que la actividad no sea mirar televisión, y sí que tenga un mínimo de programación. A veces se juega en el interior (campeonatos de ajedrez, damas, rompecabezas…), otras en el exterior (no fútbol, sino juegos de calle: pañuelo, castillo, mate, escondite…), se preparan pequeños talleres sobre valores, actitudes, salud, drogas, comunicación… o en ocasiones se crea un espacio para el compartir entre ellos y/o con los educadores de manera espontánea y libre. En general se les procura ofrecer un momento de tranquilidad, de diversión antes del sueño, pero siempre con un criterio educativo.

Oikía Noche: 21:50-22h Distribución de habitaciones

Oikía Noche cuenta con tres dormitorios destinados a chicos y uno a chicas. A la hora de dormir es el único momento del día en el que se separan del todo. Estos dormitorios cuentan con varias literas numeradas, de las cuales se les asigna cada noche, de modo rotatorio, una a cada uno. Semanalmente tienen un juego de sábanas, todos los domingos se les cambia por uno limpio, que se guardan cada mañana con el nombre de quién lo está usando. El hecho de que se cambie de cama cada noche responde a la lógica de la casa de acogida, pues no se trata de un hogar estable, como si fuera un internado, sino que se trata de una casa para un proceso determinado de tiempo donde se pueda vivir con comodidad pero sin acomodarse. Las habitaciones se distribuyen en función de diferentes criterios como la edad o el tipo de relación que puede haber entre los chicos. Durante la media hora posterior al irse a dormir, mientras concilian el sueño se les suele poner música tranquila y algunos días se les lee una pequeña historia, como puede ser un fragmento del “Principito”, actividad que agradecen incluso los más grandes.

Oikía Noche: 22-7h Noche

Durante toda la noche, en el patio que conecta todos los ambientes de Oikía Noche hay un educador, que no es un guardia, el cual vela para que no surja ningún problema, al tiempo que atiende cualquier necesidad o problema que pueda surgir. Igualmente en la casa suelen dormir dos o tres educadores más.

Oikía Noche: 7-8:30h Despertar, desayuno y aseo.

Dos educadores despiertan a los chicos, les sirven el desayuno y les van acogiendo en la proyección del nuevo día. Cada chico recoge sus sábanas y su cama y entre todos dejan en orden la casa antes de ir a Oikía Noche. Sobre las 8:30 con la camioneta del proyecto se les recoge y se va al otro centro, Oikía Día.

Oikía Recreo: 8-12h (para algunos de los mayores) Escuela-Taller Carpintería

Según van pidiéndolo se les ofrece empezar el taller de carpintería, el horario del mismo es de 8 a 12 de la mañana, por ello salen antes de Oikía Noche, a veces pueden ir solos como parte del proceso de la creación de autonomía responsable que se les trabaja, y se les espera en Oikía Día para el almuerzo. En Oikía Recreo hay un maestro carpintero y un coordinador educador que dirigen el proceso de enseñanza-aprendizaje. No se estructura como una formación profesional, es una actividad más, y como son juguetes las piezas que realizan ellos mismos aportan ideas y novedades en lo que hacen, es decir se les enseña a usar la maquinaría y herramientas, pero el proceso creador es común.

Oikía Día: 8:30-8:45 Llegada y entrada

Aproximadamente sobre las 8:30 los chicos llegan al centro, es el primer momento del día en el que deciden, de una manera más velada o más directa si quieren permanecer en Oikía o no. SI finalmente deciden quedarse se les registra en la lista de asistencia diaria y hay, al igual que en el centro nocturno, un casillero donde pueden dejar sus pertenencias. No trasladan todo lo que tienen de un centro a otro, lo normal es que las cosas permanezcan en Oikía Noche, pero si traen algo lo dejan en los casilleros.

Oikía Día: 8:45-9:30 Acogida y aclimatación

Es el punto en el que los chicos empiezan a despertar, a plantearse un día más en Oikía Día, se intenta plantear siempre como un momento distendido para ellos, un tiempo gratuito y de juego, antes de empezar nivelación escolar. Suele haber al menos un educador en cada espacio de la casa, con la función principal de estar cercanos, no permitir la apatía, ofrecer juegos, espacios, motivar el despertar del día. Intentando escucharles a ellos, no sólo lo que dicen verbalmente, también descubrir el humor con el que llegan.

Durante este primer rato, los educadores coordinados por Dorys, la psicopedagoga del proyecto, van organizando la nivelación escolar.

Oikía Día: 9:30-11h Nivelación Escolar

Es uno de los momentos fuertes del día, más si cabe gracias a la posibilidad que tienen de obtener su libreta escolar gracias al convenio con el I.R.F.A que mencionábamos anteriormente. La nivelación se ofrece lo más personalizada posible, en ocasiones, cuando la situación lo requiere puede haber un solo educador con un solo chico. Los grupos se juntan por niveles parecidos. Los educadores mantienen una actitud de atención continua, que va más allá de una mera docencia, se procura trasmitir la liberación que para ellos supone estar formándose en lugar de estar drogándose. Más importante que lo que estudian es la actitud de superación con la que lo hacen. La nivelación es una restitución de la capacidad de formarse, negada por las circunstancias de la vida, es una motivación para ellos. Lo más importante no es que cumplan un diseño curricular, sino que sean capaces de dar pasos que reafirmen un proceso de cambio y dignificación.

Oikía Día: 11-11:20h Merienda

Todos los días, al terminar la nivelación y por la tarde, tienen una merienda, normalmente a base de fruta o zumo de fruta, que se realiza en común.

Oikía Día: 11:20-12:15h Distensión

Esta hora es de distensión, pero ello no implica relajación y mucho menos dejadez. Consiste en motivar a los chicos en actividades elegidas por ellos, pero nunca dejadas al azar. Los recursos son múltiples, lectura de libros, guitarra, escuchar música, bailar, karaoke, pintar y dibujar, juegos (banco inmobiliario, ajedrez, dama, bingo, bolillas, trompo…), gimnasio (máquina, pin-pon, hockey). La imaginación a la hora de motivar es fundamental, organizamos campeonatos, pequeñas partidas múltiples, se implican grupos más grandes o más pequeños… pero siempre atentos a no dejar caer a los chicos en la apatía, en la dejadez. Es un momento clave para conocer a los chicos, comprobar sus centros de interés, sus motivaciones.

Oikía Día: 12:15-12:30h Preparación comedor

En este centro participan todos los chicos. Por lo demás es un momento parecido al de Oikía Noche.

Oikía Día: 12:30-13:30h Almuerzo

Siguiendo las pautas que ya dijimos en Oikía Noche.

Oikía Día: 13:30-14h Recoger comedor y aseo

Justo después de comer, antes que se levanten de la mesa se reparten las tareas que son tres: lavar los platos, enjuagar y recoger el comedor, en ocasiones ellos mismos se ofrecen voluntarios, en otras se hace por sorteo. También se lavan los dientes.

Oikía Día/Hermanas Adoratrices: 14:00-16:30h Taller de peluquería

Al igual que en la mañana, aquellas chicas que realizan el taller de peluquería lo tienen en la tarde, también suelen ir por su cuenta, salvo que vayan con otros chicos a los que usan como “modelos voluntarios” para el corte de pelo.

Oikía Día: 14-15:15/15:30 Descanso y película

Un rato tranquilo, en el que se pone una película que eligen ellos de las que hay en la videoteca, elegidas siempre con cierto criterio, no es un cine-forum, por ello no son siempre estrictamente educativas, pero sí se evitan excesos de violencia y demás. No todos miran la película, otros duermen, otros realizan actividades tranquilas como leer o pintar, pero siempre manteniendo un clima de pausa, de descanso.

Oikía Día (en ocasiones Oikía Recreo): 15:30-16:30/16:45 Taller

El rato de taller es otro de los momentos claves del día, de restitución pedagógica de diferentes elementos como la capacidad de crear algo, la reflexión personal, la elaboración de criterios… Por ello no entendemos el taller como hacer manualidades, también pueden ser: talleres de habilidades sociales, salud, deportivos… o cualquier cosa que se nos ocurra. Los educadores se encargan de apoyar, ayudar, mostrase cercanos a los chicos y motivar el trabajo que realizan. Cada educador se encarga de un grupo de chicos. Con aquellos que por la mañana participan en la escuela taller se pasa nivelación escolar.

Oikía Día: 16:30/16:45-17h Merienda

 

Oikía Día: 17-18h Cancha/ Deporte

La última hora en Oikía día se pasa completamente en el exterior, en una cancha que los mismos chicos construyeron al inicio del proyecto y que en el barrio ya se conoce como “Cancha de Oikía”

El rato de la cancha tiene diferentes objetivos. Es un momento de esparcimiento para los chicos, de desfogar energías, hacer deporte, trabajar su salud, tomar aire, tener una relación sana con el barrio…

Sobre las 18, de nuevo con la camioneta, nos dirigimos a Oikía Noche.

Este es el horario base de Oikía de lunes a viernes, el fin de semana varía ya que la única actividad fija es que todos los sábados por la mañana se hace pan para toda la semana. Muchos sábados se pasan enteros en Oikía Recreo haciendo uso de este espacio desde su función de ocio y esparcimiento. Los domingos hay, siempre, un paseo o excursión que puede ser al zoológico, al jardín botánico, al cine, a un gran parque municipal para hacer un churrasco, a la piscina… De ese modo se les da una alternativa semanal que va más allá de los tres espacios de Oikía.