Proyecto‎ > ‎

Objetivos


Objetivo general del centro OIKÍA

Dar albergue y acogida durante un tiempo limitado a los niños, niñas y jóvenes de la calle y fomentar su autoestima personal suscitando en ellos la motivación suficiente para una ulterior rehabilitación desde otros hogares de formación permanente. 

 

Objetivos específicos del centro OIKÍA

1. Dar alojamiento nocturno, comida, aseo y primera atención médica a los niños, niñas y jóvenes de la calle en régimen de albergue.

2. Iniciar y formar a los chicos y chicas en actividades adecuadas a sus edades, mediante talleres ocupacionales de tipo laboral, recreativo, cultural y deportivo.

3. Informar a los jóvenes de los daños físicos y psíquicos que provoca el consumo habitual o frecuente de alcohol y de cualquier tipo de droga.

4. Conocer los motivos concretos de la situación de permanencia en la calle de cada sujeto.
Generar la motivación personal adecuada en los niños para que pasen a otros hogares de formación y de rehabilitación especializados. 

Objetivos Institucionales de OIKÍA

  1. Librar al niño de los peligros nocturnos de la calle, mediante una acogida serena, paciente, atenta y generosa.
  2. Brindar refugio, seguridad, alimentación y cuidado de su salud.
  3. Darle a conocer la propuesta educativa de cambio, el sistema preventivo y el clima de familia, asegurando la presencia de personas disponibles a la escucha, diálogo, amistad y comprensión.
  4. Ayudarle a creer en el amor de Dios, que quiere su liberación de las amenazas múltiples de la calle y su felicidad.
  5. Ayudarle a creer en la posibilidad de una vida distinta, hasta suscitar en su corazón el deseo de intentarlo.
  6. Asegurar apoyo psicológico en los casos que necesiten.
  7. Educar, concentrando la atención en las posibilidades y potencialidades de los chicos y chicas.
  8. Organizar el tiempo, planificando actividades educativas que favorezcan el desarrollo de los niños, niñas y adolescentes.
  9. Lograr que cada chico desde su realidad descubra en la OIKIA un lugar cálido, donde se logre vivir un verdadero clima de familia fundado en pilares sólidos de valores como el amor, la comprensión, el respeto, la confianza y la alegría.